EL ROSTRO DE CERVANTES

Lo que conocemos
de Cervantes

1547 - 1616

De Miguel de Cervantes sabemos a ciencia cierta no demasiadas cosas. Por ejemplo sabemos con certeza la fecha de su defunción, pero la de su nacimiento es mera suposición. A nadie se le escapa que está considerado la máxima figura de la literatura española y es universalmente conocido por haber escrito El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el libro más editado y traducido de la historia, solo superado por la Biblia.

Pero exactamente ¿Qué datos disponemos en cuanto a su aspecto físico?

Año 1580

La primera descripción escrita data de 1580. Es por tanto una descripción que se la hace en vida. Tan solo dice: “...mediano de cuerpo, bien barbado, estropeado del brazo y mano izquierda”

A la derecha Lope de Vega, quien realizó la segunda descripción escrita de Cervantes.

La descripción la encontramos por una carta, por la que se sabe que Cervantes usaba anteojos (gafas de pinza) para leer, un instrumento entonces tan caro que, cuando se le rompieron los cristales, no quiso repararlos. Lope de Vega tan solo dice de él:
“...unos anteojos de Cervantes que parecían huevos estrellados mal hechos...”

Cervantes se describe en las primeras páginas de su obra Novelas ejemplares

Y hace alusiones a Juan de Jauregui, un famoso pintor de la época. Él mismo se describe y dice:
“...rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa, de alegres ojos, y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata,...bigotes grandes...”

Click en el lacre...

Año 1600

En la parte superior de la pintura, "Miguel de Cervantes Saavedra" y en la parte inferior, año 1600 y firma del autor.

Año 1600

La imagen del rostro que más se ha reproducido de Cervantes, por lo tanto del que tenemos más recuerdo. Sólo esta obra podría haberse hecho con Cervantes como modelo, además el rostro de este lienzo bien nos refresca aquellas descripciones que unos y otros hicieron.

Y ,en efecto, el que firma como autor del cuadro es Juan de Jáuregui, pintor sevillano que vivió en aquella época. Además Cervantes estuvo en varias ocasiones en Sevilla, así que éste podría ser el rostro de Miguel de Cervantes. Sin embargo, este cuadro tiene su peculiar historia que más adelante revelaremos.

Año 1737

Su primera biografía se hace en 1737, y es a partir de ese momento cuando se busca con interés cualquier dato que nos dé a conocer algo de su persona. Por ejemplo: su rostro.

Y a pesar de que su Quijote se difundió con mucha celeridad, sólo se le empezó a considerar un gran escritor cuando ya pasaban más de cien años tras su muerte.

Año 1738

La primera vez que alguien se decidió a plasmar un retrato de Cervantes fue en 1738. Es obra de un grabador inglés y se colocó al inicio de la primera traducción que se hizo al inglés del Quijote.

Click en el lacre...

Año 1892

También se le han dedicado numerosas esculturas.

Año 1892

Esta es la figura que hay en la fachada de la Biblioteca Nacional en Madrid. Es una estatua de cuerpo entero donde se vuelven a repetir los mismos símbolos (libros, espada al cinto y el escudo) que recogen los dos momentos principales de su vida: la militar y la de escritor. Esta estatua se realizó en 1892.

Año 1910 y 1912

Nadie sabía del retrato de Jauregui hasta que en 1910 un pintor y restaurador de cuadros, el valenciano José Albiol...

Año 1910 y 1912

...se reúne con el presidente de la Biblioteca Nacional de España y le cuenta que hace tiempo que posee un lote de cuadros y entre ellos se encuentra uno que parece ser un retrato de Cervantes.

Click en el lacre...

Año 2016

La última imagen notable que se le ha dedicado es obra del pintor Ferrer Dalmau.

Año 2016

Se trata de un pintor actual que se ha centrado en la confección de cuadros que recrean hechos históricos y grandes batallas. En este caso muestra a Cervantes como soldado que participó en la batalla de Lepanto.

Click en el lacre...

Actualidad

La pintura, cuya dudosa autenticidad ocasionó apasionadas polémicas durante años, pese a su evidente falsedad, como no disponemos de otro, hoy figura ni más ni menos que presidiendo el salón de plenos de la actual Real Academia de la Lengua.